miércoles, 13 de febrero de 2013

¿Por Qué El Sol Nunca Se Apaga?


¿Por qué el sol nunca se apaga? Ya se imaginan quien hizo la pregunta. Sí, esa misma, la Chiqui. Pero esta vez no fui yo su víctima.

Estaba en una fiesta compartiendo con unas amistades y una amiga comenzó a hablarme sobre las preguntas que hace mi hija. Me dice:

─"Oye, la Chiqui es cosa seria. No te quita el guante de la cara con sus preguntas”.─

Todos en la mesa comenzaron a reírse al recordar algunas de mis columnas e iniciamos un recuento de las más fuertes. Estuvimos un rato “muriéndonos” de la risa y ellos imaginándose mi cara en las diferentes situaciones.

De repente, como si supiera que hablábamos de ella, aparece mi princesa y pregunta:

─"¿De qué se ríen tanto?─

En ese momento se me ocurrió que pasaran por lo mismo que Yo y le digo:

─"Nada mi amor, que fulanita quiere que tú le hagas cualquier pregunta y ella te la va a contestar”.─

Jajajaja. La cara de mi amiga valía un millón. La Chiqui se puso pensativa y luego de unos segundos disparó:

─"Ok. ¿Por qué el sol nunca se apaga?

Hubo un silencio y todos mirábamos fijamente a su víctima. Nadie parpadeaba; ni siquiera respiraban. Mi amiga encogió sus hombros y le dice:

─"No sé. Pero fulano sí sabe la contestación.─ contestó mientras señalaba a un amigo.

Todos nos reímos a carcajadas menos la Chiqui, que esperaba con seriedad una respuesta. Entonces nuestro amigo aclaró un poco su garganta y dice:

─"Uhmm. Ehhh, bueno, el sol está lleno de gases que chocan entre ellos y forman una reacción termonuclear que genera enormes cantidades de energía en forma de luz y calor. Es como la barbacoa de tu Papá, que cuando abres la llave del gas y enciendes un fósforo se prende una llama”.─

Ohhh. Todos nos miramos sorprendidos pero a la misma vez como con ganas de confirmar la información con el genio mayor, Mr. Google©.  Pero la Chiqui siguió en búsqueda de la verdad  y le dice:

─ "Sí, pero a la barbacoa se le acaba el gas. Por lo que al sol se le tendrá que acabar en algún momento”─ ripostó la Chiqui.

Jajajaja. Tenga pa’ que se entretenga. Nos reímos a carcajadas y el pobre chico reaccionó diciendo:

─"Sí nena, pero eso va a ocurrir en millones de años. No te preocupes por eso”.

Si pensaron que ahí quedó todo, se equivocan. Para cerrar con broche de oro mi hija le dice:

─"Además, en mi clase de ciencia nos enseñaron que el fuego se apaga si no tiene oxígeno. ¿Cómo tú me explicas que si en el espacio no hay oxígeno el sol sigue prendido?─

Nadie paraba de reír y a nuestro amigo por poco hay que amarrarle la quijada con cinta adhesiva por lo sorpresiva que fue esa última pregunta.

Se los dije. “No es lo mismo llamar al diablo, que verlo venir”. Con esto quiero decir que no es fácil bregar con las preguntas de mis hijos y “para muestra, un botón basta”.

Una vez más digo: ¡Ser Padre está de Madre!

8 comentarios:

  1. ¡qué buen juego te has inventado! recoge todas las preguntas y empieza a diseñar el tablero jaja

    ResponderEliminar
  2. Tremendita la nena. Jajaja. Pone en apuros a cualquiera. Gracias por leerme y por el comentario.

    ResponderEliminar
  3. Se puede juntar con el peque de una amiga, que también tiene ocurrencias increíbles.

    Deberíamos hacer una encuesta sobre las preguntas de nuestros hijos y las respuestas, y luego publicar un post con el listado. Por ejemplo:
    Bloguero - blog (enlace) - que hijo hizo la pregunta -pregunta - respuesta

    ResponderEliminar